Remedio natural contra las heridas





Cuando se tiene una herida en alguna parte del cuerpo es necesario recurrir a un tratamiento eficaz como lo es el árnica y la miel de abeja.

arnica para las heridas

Se prepara un cocimiento de árnica bien cargado y estando tibio se usa para lavar perfectamente la herida, una vez que se haya lavado la herida se seca perfectamente con un paño limpio y se coloca sobre la herida una cataplasma de miel de abeja, esta curación se hará primero diariamente por tres días y después cada tercer día y así poco a poco se irán espaciando las curaciones hasta alcanzar la mejoría, es importante que la herida se encuentre ventilada así será mas fácil que cicatrice y mejores.

cataplasmas de arnica y miel





Comentarios cerrados.